LOS TERRIBLES DOS

A lo largo de los primeros años de vida el cerebro forma aproximadamente 700 sinapsis por segundo, 40% más conexiones de las que vamos a necesitar, llegando la adolescencia comienza la purga. Ello, aunado a los cambios físicos y al descubrimiento de la voluntad, genera que cuando los niños se acercan a los dos años de edad se considera que pasan por la primera adolescencia, dando nombre a los terribles dos.

Una etapa en la que la paciencia y los límites son puestos a prueba, en la que te descubres en tus hijos y ellos se descubren ajenos a tí. La serie es el acompañamiento y complicidad que como padre tengo con mi hijo, pero sobre todo, es acerca de la imaginación, la imaginación que despierta en mí cuando jugamos y la imaginación que va despertando en él, esa imaginación que se mezcla con la realidad y lo cotidiano y que va dejando experiencias y aprendizajes.

Se desarrolla en nuestro entorno cotidiano, con ella pretendo dejar memoria de una etapa en la que las experiencias, positivas y negativas, tienen una importante repercusión en la vida, aunque no se tengan recuerdos de ellas, ya que estas experiencias repercuten en cómo se construye el cerebro antes de que la memoria a largo plazo se desarrolle.